VOLVER

Ya lo decía Gardel en aquel tango que destila nostalgia desde el primer compás hasta la última lágrima; esa que -dice- asoma al aferrarse al recuerdo. Y aunque el desencanto de quien canta sus versos no es el motivo de estas líneas, debemos quedarnos con la idea fundamental. Un verbo: volver.

Volver es lo que han hecho los alumnos del instituto Gabriel y Galán de Montehermoso. Volver a viajar, a moverse en un mapa lejano, a conocer lugares y gente, a mezclarse y desenvolverse en otro ritmo y cultura. Hace ya algo más de año y medio que el proyecto educativo Erasmus+ tuvo que pausar su actividad por la pandemia del COVID-19. La última movilidad que pudo llevarse a cabo durante el curso 2019-20 fue la del grupo de alumnos y profesores que viajaron a Alemania, en el mes de febrero. Ahora, año y medio más tarde (algo más, incluso), las maletas volvían a prepararse para un nuevo viaje con un destino esta vez algo más lejano: la República de Macedonia del Norte.

Nuestros chicos y los dos profesores acompañantes se alojaron en un hotel de la ciudad de Ohrid, junto al lago del mismo nombre. Desde allí han descubierto lo que sus anfitriones tenían preparado para ellos: una visita guiada por toda la ciudad para ver emplazamientos como la que es considerada la primera universidad europea, el monasterio de St. Clement, del siglo IX, la iglesia de San Juan Kaneo y toda la costa sobre la que se asienta la ciudad, por ejemplo. Los días posteriores consistieron en salidas a distintas localidades no demasiado alejadas de esta: Struga, conocida como la ciudad de la poesía; Vevcani, un pequeño pueblo en las montañas famoso por sus paisajes; el monasterio de St. Naum, viaje para el cual hubo que cruzar todo el lago de Ohrid y alcanzar (casi) la frontera con Albania; Bitola, apodada la ciudad de los cónsules, y, por último, el parque nacional de Pelister. Todo junto a sus compañeros (y amigos, porque esa es la finalidad) de Macedonia, Polonia, Lituania, Alemania y Croacia.

Porque el viaje, como decimos, va más allá del conocimiento geográfico y cultural. El viaje son el intercambio y las relaciones establecidas; conocer y que nos conozcan; aprender y que nos aprendan. Las tres alumnas y el alumno del I.E.S. Gabriel y Galán traen fotos y regalos, sí. Pero sobre todo traen recuerdo. Sobre todo traen memoria; porque eso es también volver.

Había que viajar de nuevo, y Ohrid, la perla de los Balcanes, era un destino inigualable para regresar al camino. Y, tras una semana de conocimiento e intercambio, llegaba el momento de tomar el avión de vuelta. Un trayecto de más de veintidós horas en los que quienes retornaban ya no eran los mismos que se fueron. Porque viajar es eso: conocer, relación e intercambio. Y porque es ser otro en la vuelta a casa con fotos, regalos y recuerdos.

Había que viajar. Eso es crecer; eso es cambiar. Eso es Erasmus; eso es volver.

Jorge Juan Carrillo Santos y Tomás González Jiménez.

IMG 20210927 105259 1IMG 20210928 094904IMG 20210929 093940