En cuestiones de cultura y de saber, solo se pierde lo que se guarda; solo se gana lo que se da”. A. Machado.

"Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo". E. Galeano.

"No podéis preparar a vuestros alumnos para que construyan mañana el mundo de sus sueños, si vosotros ya no creéis en esos sueños; no podéis prepararlos para la vida, si no creéis en ella; no podéis enseñar el camino, si os habéis sentado, cansado y desalentado en la encrucijada". C. Freinet.

Una de las cosas que siempre me ha apasionado de nuestro trabajo es la posibilidad de enriquecernos con la sabiduría y el conocimiento que otros nos aportan y de este modo surgió la idea.

Desconocía por completo una tradición, por lo visto, arraigada en tierra extremeña: la Patarrona.

Dicha tradición es también conocida como “la vieja Cuaresma” y parece tener su origen en la Europa central.

La anciana en cuestión puede tener cinco o siete piernas correspondientes a cada día de la semana previa al miércoles de ceniza, comienzo de la Cuaresma en sí. Cada pierna corresponde a la indumentaria que cada día y, a través de unos versos, se incita a llevar. Todo ello va unido a una cancioncilla que dice lo siguiente:

Buenos días Patarrona,

Su grandiosa majestad,

Visitamos todos juntos a la reina del carnaval.

Un mensaje te pedimos

Y lo vamos a escuchar,

Pues si no lo realizamos, un granito nos saldrá.

Así que, pusimos nuestras mentes, corazón y manos en funcionamiento de cara a poder comenzar a retomar dicha tradición en nuestro centro y darle un significado añadido. ¡Carnaval por la igualdad!, dijo una compañera. “Buenísima idea”, pensamos los que allí estábamos.

Como otra de las características de nuestro trabajo, dado que trabajamos con personitas en ciernes, es la capacidad de improvisar y enfocar nuevos aprendizajes según cada situación, allá que fuimos.

Con un breve y sencillo pareado y nuestra voluntad tratamos de poner nuestro granito de arena hacia una concienciación de igualdad de género y, como suele pasar cuando haces a los pequeños y mayores partícipes de su propio aprendizaje, conseguimos poner la primera piedra hacia lo que podría ser algo a implementar poco a poco en nuestro centro.

Nada tan bonito como ver en sus caras la ilusión por un proyecto común en aras de conseguir algo tan necesario e importante en nuestros días: la igualdad y el respeto verdaderos.

Patarrona 1


patarrona 3

patarrona 4

patarrona 5

Gracias a todos aquellos que, deprisa y corriendo, y con el poco tiempo de preparación, habéis colaborado de uno otro modo en esta actividad, y gracias del mismo modo a todos los papás que, por ende, os habéis implicado en ello, sin duda, ha merecido la pena.

Estoy segura de que el próximo año, ya con más tiempo, seréis muchos los que aportéis vuestras ideas y lo haremos más grande. ¡Cuento con ello!

“Lo que se dé a los niños, los niños darán a la sociedad”. Menninger.

Mª Eugenia Villamón Blanco.