El día 21 de marzo, inicio de la primavera, se conmemora el Día Mundial de la Poesía. Desde el departamento de Lengua Castellana y Literatura nos hemos querido sumar, como en otras ocasiones, a tan feliz celebración.

El pasado viernes 16 pudimos reunirnos en torno a los versos de Antonio Rivero Machina, profesor de este mismo centro. Junto a los alumnos del primer curso de bachillerato escuchamos una selección de poemas de los libros Podría ser peor (Hiperión, 2013) y Contrafacta (La Isla de Siltolá, 2015) y reflexionamos en torno al lugar que la poesía puede ocupar en nuestro día a día como cotidiano alimento. Porque aunque a veces podamos sentir que escribir un poema después de Auschwitz es un acto de barbarie, la poesía es desde entonces y más que nunca tan necesaria como el pan de cada día, en palabras de Gabriel Celaya. Con este recital hemos querido acercar lo que siempre ha estado muy cerca de cada uno de nosotros, aunque en ocasiones, abrumados por los quehaceres y las distracciones, no lo parezca: la literatura. La poesía no es una quimera extraña y altiva, sino algo que se nos entraña y que nos ayuda a comprendernos mejor. Tampoco el poeta es ningún extraterrestre, por más que arriesgue en cada texto exponiéndose como materia prima de un artefacto, el poema, que una vez acabado le abandonará para tener su propia vida y habitarse en los lectores. Como escribiera hace tiempo Fernando Pessoa, el poeta es un fingidor que finge el dolor que de veras siente para que los lectores puedan construir su propio dolor y así tal vez poder reconstruirse más fuertes y más sabios. ¡Disfrutemos pues de esta primavera naciente! ¡Volvamos a aquellos versos que una vez nos emocionaron y nos hicieron crecer! ¡Exploremos nuevas voces! Acerquémonos a la poesía, porque ella siempre estuvo aquí, entre nosotros.

IMG 20180316 WA0011

IMG 20180316 WA0030